La estacionalidad de las frutas y hortalizas (II): ¿qué compramos?

En primer lugar, disculpad si estos días esto anda un poco parado. Estoy muy liado con los trabajos de clase y apenas tengo tiempo para buscar información y escribir artículos decentes;  y para hacerlos rápido y mal, prefiero esperar a que la cosa se calme.

Hace unos días comentaba la importancia de comprar productos de temporada, por tres motivos. Recordemos:

-Las características organolépticas de los productos de temporada son superiores.

-Las propiedades nutritivas de estos productos también son superiores.

-Siempre resulta más económico comprar productos de temporada.

Hasta aquí, todo bien. El problema viene cuando uno, sanote como la última vez, se va al mercado a comprar de temporada. Y llega ante la estantería con el pecho inflado, orgulloso de su decisión. Y mira las cebollas, y luego las zanahorias; y luego mira la fecha en el móvil. 28 de febrero. Estupendo.

¿Y ahora qué leches compro, oiga?

¡Pues nos vamos a la cámara frigorífica a por unas pizzas congeladas, que eso sí que sabemos seguro que está todo el año!

Para evitar tener que recurrir a esto, vamos a hacer un listado de aquellas frutas y hortalizas que estarán en su punto óptimo durante el mes de marzo, transición entre invierno y primavera:

En hortalizas, encontraremos acelgas, alcachofas, apio, calabaza, cebollas y cebolletas, espárragos, habas, guisantes, pimientos verdes, puerros, remolachas y zanahorias, entre otros. Además, es el último mes en que podremos disponer de la col de bruselas y la coliflor, que salen de temporada el mes que viene; así que aprovechad estos días si queréis disfrutar de ellas.

Por otro lado, en la frutería podremos encontrar fresas y fresones (ahora empiezan a estar buenas de verdad), limones, kiwis, manzanas, piñas, pomelos y plátanos.

Hay que tener en cuenta que la importación ha cambiado mucho el calendario de hortalizas y frutas, dado que mientras que aquí es invierno, en países exportadores como Brasil, países de Sudamérica o africanos se hallan en otra temporada.

Anuncios
Published in: on 28 febrero, 2011 at 20:28  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,

La estacionalidad de las frutas y hortalizas (I): ¿por qué comprar de temporada?

Supongo que muchos estaremos cansados de oír aquello de que las frutas y verduras, mejor de temporada. Así que uno, un caluroso día de julio, se levanta sanote y decide que se va al súper a comprar de temporada, que siempre es más sano y… bueno, y eso.

Y cuando llega al súper a 40ºC a la sombra, uno observa esos tomates tan rojos, justo entre los melones y las… ¿naranjas?

Pero oiga, ¿las naranjas no son de invierno?

Lo son, pero en su afán de ir contracorriente, el ser humano decidió en algún punto de la Historia pasarse la estacionalidad de los alimentos por el forro. ¿Para qué esperar al invierno para comprar manzanas si yo quiero un appelstrudel *ahora*? Total, una manzana es una manzana, en julio o en invierno…

¡MEEEEEC! ¡ERROR!

Si la Naturaleza decidió darnos manzanas en invierno y naranjas en verano, sus motivos tendría. Y sí, podemos afirmar que la compra de alimentos de temporada conlleva numerosas ventajas, entre las que destacaremos tres para no hacer esto demasiado tostón:

  • Las características organolépticas del producto son superiores en alimentos de temporada

¿Las características ornalop…? Mira, no sé que es eso, pero por si acaso, ¡tu padre!

No, hombre, no. Cuando hablamos de características organolépticas, nos referimos a aquellas que podemos percibir por medio de nuestros sentidos, como son la textura, el aroma, el sabor o el color del alimento. Es decir, una manzana de invierno tendrá un mejor aroma, sabor y textura que una cultivada en invernadero en los meses estivales. Respecto al color y forma…

¡Aaay! Hasta en eso el ser humano ha aprendido a hacer trampas. ¿Nunca habéis probado un tomate cultivado por algún amigo en su huertito particular? Ya sabéis, uno de esos deformes, feos como ellos solos, pero que al llevártelos a la boca resultan ser una auténtica delicia que deja a la altura del betún todo lo que encontréis en el súper de turno. ¿Y quién no ha comprado alguna vez en dicho establecimiento ciruelos que parecen hechos a medida de lo bonitos que son, para descubrir más tarde que no saben absolutamente a nada? Tramposillos, tramposillos… pero eso lo comentaremos en otro momento. Volvamos al tema.

  • Las propiedades nutritivas son mayores en alimentos de temporada

Cuando una hortaliza crece como toca y cuando toca, se desarrolla de forma más completa, con todos sus azúcares naturales y sus propiedades nutritivas. Esto no significa que un tomate de diciembre no sea sano o nutritivo, pero no lo será en la misma medida que uno de temporada.

  • El precio del producto siempre es menor en temporada.

Esta es la que de verdad os pica, ¿eh? Pues sí, lógicamente un producto de temporada resulta más económico que uno de fuera de temporada, puesto que el cultivo resulta mucho más barato y no requiere una simulación artificial del clima, temperatura, humedad, etc.

Así que ya sabéis: si no lo hacéis por el sabor o la salud, ¡hacedlo por vuestra cartera y comprad frutas y hortalizas de temporada!

Published in: on 19 febrero, 2011 at 14:24  Comments (7)  
Tags: , , , ,